Home

Evolution_of_Superman

El gran súper héroe es también un inmigrante ilegal

Algunos días antes del estreno de la más reciente entrega de Superman en la pantalla grande, el presidente Barack Obama urgió al senado a aprobar la Reforma Migratoria, la cual se prevé esté lista para el 4 julio, fecha que como sabemos es cuando se celebra el Día de la Independencia de Estados Unidos, pero que además en lo contextual cobra fuerza discursiva y es que el 4 de julio de 2012, en el marco de los festejos de la independencia, Obama dijo lo siguiente: “US remind a nation of inmigrants” – “Estados Unidos debe seguir siendo una nación de inmigrantes”.

Este discurso ha resultado relevante por las referencias migratorias y es que en el mismo agregó:

“A menos que ustedes sean alguno de los primeros americanos, los indígenas americanos, todos somos descendientes de otro lugar […] La historia de los inmigrantes de Estados Unidos no es una historia de ellos. Es una historia de nosotros.”

¿Y qué tiene que ver el estreno de Superman?

Tiene que ver y mucho, estas dos situaciones es menester destacarlas, ya que están estrechamente relacionadas, ya que por un lado Superman es uno de los íconos norteamericanos, como la Estatua de la Libertad, la comida gigante o el Black Friday.

The man of steel ha trascendido las fronteras y es conocido en todo el mundo, desde los viejos Action Comics hasta las mega producciones en el cine, pasando por series animadas y no animadas para la televisión, figuras de acción, juegos en parques de diversiones y la repetición constante de las películas de otras décadas en la pantalla chica.

Superman representa precisamente eso, una metáfora (inacabada) del súperhombre de Nietzsche, pero interpretada desde la ideología norteamericana, desde el liberalismo, el cual en lo teórico (política y económicamente) el Estado le da amplia libertad al individuo al no intervenir en su desarrollo, potencia al individuo, lo que lleva al hombre a hasta donde sus límites lleguen y propicia su expansión.

Un ejemplo de ello son los mega millonarios, capitalistas que pueden ser incluso más grandes que el Estado mismo, con más dinero y por tanto más poderosos, este hombre no conoce límites y en el mismo caso que Superman tampoco fronteras, con la única diferencia de la aplicación o no de la razón, la ética y la moral.

El hombre de acero es eso y más para EEUU, pero por el otro lado es también algo que los estadunidenses ven con recelo, enigma y desconfianza y es que su gran súper héroe es también un indocumentado, así es, Superman es un inmigrante ilegal, proviene de Krypton, no nació en suelo norteamericano, ni pasó por migración, no tiene papales de ciudadano, prácticamente se brincó la frontera, claro está que sin mojarse, pero se la brincó. Es por eso que resulta tan paradójico que un símbolo de EEUU sea en realidad un inmigrante ilegal.

Y es cuando observamos en este mundo las casi invisibles coincidencias que suceden a nuestro alrededor, en el marco del estreno de la nueva película de Superman y de la casi irresoluta y multi postergada Reforma Migratoria, el presidente Obama, da su apoyo de palabra a aquellos que lo llevaron a la Casa Blanca, los hispanos que creyeron en él y afirma que el país debe continuar con ellos pero más allá de ese apoyo hay que indagar más en el asunto.

Ahora que lo vemos desde esta perspectiva, El último hijo de Krypton resulta uno más de ellos, un individuo más que habita suelo estadunidense sin haber nacido ahí, dejemos de lado el proceso de registro y documentación que seguramente hicieron los padres adoptivos de Clark Kent, y pensemos que éste no tiene papeles al no haber nacido en Estados Unidos.

 ¿Quién estaría a favor de que la Reforma Migratoria obstaculizará la estadía del héroe nacional y que al final tuviera que regresar a su lugar de origen?

¿Quién estaría dispuesto a ceder ante la maquiavélica y calva perversidad de Lex Luthor o de Darkseid? ¿Quién defendería ciudad Metrópolis? ¿Qué haría Lois Lane sin ese amor más duradero que el mismo acero?.

Y es el momento de la otra metáfora, ya que esos que llaman indocumentados, esos inmigrantes ilegales,  todos ellos son Superman, ellos son los verdaderos héroes que sostienen la economía de ese país, los que trabajan muchas horas por un sueldo no muy decente, esos que esquivaron balas, que le ganaron la carrera a una troca de la “migra”, esos que sobreviven varias noches en el desierto y que tienen visión nocturna, que fueron más fuertes que las peligrosas aguas del Río Bravo y que viven en otra tierra lejos de su familia, esos son los hombres de acero, los que en realidad lo pueden todo.

El debate sobre la aprobación de esta reforma sigue intenso y aunque ya hasta algunos republicanos, los de abolengo y con estirpe, como el ex gobernador Jeb Bush se han pronunciado a favor de los migrantes, medio desatinados en su declaraciones, pero a favor de éstos, cabe recordar la frase de la semana pasada dicha por el viejo Jeb:

Los migrantes son más fértiles y más amorosos

De una frase se desprenden un montón de atrocidades como el estereotipo de los latinos, vistos casi como conejos amorosos, una frase sin datos en que fundarse, pero en fin, la intención es lo que cuenta y es que al más puro estilo capitalista, los políticos estadunidenses ven a estos aspirantes a ciudadanos como dinero y su lógica es la siguiente:

Entre más ciudadanos legales haya se les puede cobrar más impuestos… y si son así de fértiles ni les cuento que las divisas que podrían generar y están en lo cierto son extraordinarias. Si bien al tener más ciudadanos los servicios tienen que aumentar por parte del Estado y por lo tanto el incremento en el gasto público, la inversión sin duda ya la calcularon bien y seguramente es redituable, esta misma expansión de los servicios sería pagada por los mismos impuestos de los nuevos ciudadanos, con margen de ganancia para el Estado y con creces, muchas creces.

En este punto nos podríamos remitir al documental Un día sin mexicanos, el cual muestra la fuerza y empuje económico que tienen éstos no ciudadanos en el país del vecino del norte, pero además en su historia, la cual están construyendo día con día (en otra entrada trataremos más a fondo este tema).

En cuanto a la administración Obama el tema migratorio resulta casi infinito de analizar, aunque últimamente lo que ha vuelto a destacar un poco en sus discursos sobre este tema son los  llamados “Dreamers”, el cual me parece iría en el mismo sentido, es decir, es visto con la lupa del costo/beneficio, aun cuando hay quienes han asegurado que regularizar a todos los migrantes costaría muchos millones al gobierno. Así también no debemos olvidar que la administración Obama es la que más deportaciones ha realizado en las últimas décadas.

Y es así que la moneda sigue en el aire, los inmigrantes siguen esperando una resolución, desean poder concretar el sueño americano y entre los muchos que aguardan también hay un Superman. Solamente resta ver cuántos legisladores se suman a favor de conservar a sus súper héroes.

Por El Opinador

@LaColumnaMx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s