Home

1984, Orwell, Análisis

Análisis político del #FueraChepo y la CNTE

Un análisis que pretende demostrar que no todo es “pan y circo” para el pueblo, sino que el gobierno posee otros recursos.

Este análisis está basado en la novela 1984 de George Orwell, en la cual existen algunas circunstancias que bien podríamos aplicarlas al México contemporáneo y a lo que ha sucedido en estas últimas semanas con estos dos temas. Todo ello analizado desde una perspectiva conspiracionista, al más puro estilo del “complo”.

En las últimas semanas hemos visto que el tema de la CNTE ha sido sumamente polémico, ha dado de qué hablar, ha divido opiniones, tanto a favor como en contra; entre marchas, manifestaciones y bloqueos ha sucedido también el proceso eliminatorio rumbo al Mundial Brasil 2014, en el que la Selección mexicana de fútbol se juega su pase a esta justa; Todo ello en medio de las Reformas estructurales.

Usted mi estimado lector se preguntara qué tiene que ver una cosa con la otra, y es sencillo responder a eso: Odio, así es… Odio, los dos temas comparten la ira que sienten muchos mexicanos hacia estos dos entes, por un lado hacia la CNTE por los múltiples bloqueos que han mantenido en la Ciudad de México, y hacia José Manuel de la Torre (ahora destituido) por los malos resultados del Tricolor en la eliminatoria, lo cual los podría dejar fuera del Mundial.

Desde un punto de vista orwelliano el odio es un  elemento clave para mantener al gobierno, en su famosa novela el gobierno del Hermano Mayor (Big Brother) invita de manera obligatoria a que todos los ciudadanos realicen “Dos Minutos de Odio” al día, en lo cual gritan e insultan con todas sus fuerzas a Goldstein, el enemigo público número uno, el máximo traidor de todos los tiempos y el mal en su más puro estado.

Él, Goldstein, representa la peor de las amenazas hacia el Estado ya que salió del mismo para rebelarse y hace todo los posible por tratar de cambiar el orden que el mundo conoce desde siempre, que es la peor de las aberraciones para el Partido, para el gobierno totalitario del Hermano Mayor y el Status quo.

Lo más horrible de los Dos Minutos de Odio no era que la participación fuese obligatoria, sino que era imposible no participar”. De esta manera el autor describe cómo el protagonista, Winston Smith, quien por más que no quisiera ser arrastrado por ese odio en común, a final de cuentas también se veía inmerso en esa marabunta de insultos hacia Goldtsein.

Esta escena de 1984 vino a mi mente en dos ocasiones, el mismo día incluso y casi al mismo tiempo, es decir, cuando después de finalizado el partido que perdió el TRI contra la selección hondureña en el Azteca, me metí a Facebook y a Twitter para precisamente ver qué es lo que se decía en redes sociales y las opiniones al respecto. Lo que vi fue un sentimiento común, un odio común hacia el Chepo, #FueraChepo, oleadas de 140 caracteres pidiendo una cabeza, 140 letras llenas de ira, odio y rabia.

Días antes había visto lo mismo respecto a la CNTE, miles de usuarios haciendo comentarios negativos hacia los maestros y sus protestas, vituperando por el cierre de calles, por la invasión al AICM, y por todo el caos vial que han causado en la capital del país, (no estoy a favor ni en contra de las marchas de la CNTE, ni de los insultos).

Es de esta manera que estas dos situaciones que vivimos recientemente tienen algo en común, y que también se asemeja a lo que cito acerca de 1984.

¿El odio, una técnica de los gobiernos?

A medida que avanza la vida de Winston Smith en 1984 vamos comprendiendo más a ese régimen totalitario. Un libro misterioso supuestamente escrito por Goldstein llega a las manos de Smith, en éste se explican las bases de ese gobierno, las cuales bien pueden ser aplicadas a cualquiera de los gobiernos actuales, no solamente para el mexicano.

En dicho librillo se describen las clases, que se dividen en los miembros del Partido Interior, que son clase alta y gobernante, los miembros del Partido Exterior, que son la clase media, una clase estudiada y alejada de los Proles, la clase baja en 1984; pero que no goza de los beneficios y lujos de los “camaradas” del Partido Interior, como deliciosos vinos, grandes apartamentos, mayordomos, buenos sueldos, chocolate, azúcar y labores de dirección en las dependencias gubernamentales.

Además de ello los miembros del partido Exterior, de donde provine Smith, tienen una dieta poco agradable, con comida y vino insípidos, no pueden acceder a ciertos mangares y comidas de lujo y los pocos, como el chocolate, son racionados. Trabajan durante muchas horas al día, son despertados desde muy temprano, no tiene grandes salarios, ni ambiciones y del dinero que ganan se les retiran impuestos ¿Le suena familiar mi estimado lector?.

Dadas estas circunstancias represoras y exasperantes, día a día se va creando ese sentimiento de odio hacia la vida, hacia la existencia y las cosas, por lo que el gobierno tiene que canalizar ese odio y esa ira porque el verdadero provocador de tan pésimas y nefastas circunstancias es el mismo Estado, el mismo Partido, el Hermano Mayor y la necesidad de mantenerlo todo con vida.

Y es por eso que se explica la razón de los “Dos Minutos de Odio, lo cual evidentemente no es una cuestión política, ni ideológica, es una cuestión de supervivencia del régimen, ya que mediante ese odio que se encausa y se descarga en Goldstein, el gobierno se ve a salvo de una rebelión, de esos sentimientos acumulados de ira, que se podrían encaminar hacia él, la verdadera razón de los males de los ciudadanos, y ya no de Goldstein, una amenaza externa que en cualquier momento destruiría la sociedad como la conocemos, repito el Status quo.

Es por esta razón que considero existe una relación política entre el #FueraChepo y la CNTE, dos figuras que me parece se les han exaltado como negativas en los medios de comunicación y que en las redes sociales vemos iras descargadas hacia ambos.

En mi opinión a los gobiernos ya no les basta el “pan y circo”, también necesitan el odio para subsistir,  pero canalizado hacia otras figuras. Un claro ejemplo de ello es Osama Bin Laden, quien como sabemos hace poco más de un año fue capturado y asesinado; este hecho provocó que los estadunidenses salieron a las calles y celebraran la muerte de dicho individuo en un frenesí de victoria.

Es así que la figura se puede llamar Goldstein, Osama Bin Laden, Chepo de la Torre o CNTE, pero el odio es lo que debe prevalecer para que según Geoerge Orwell, el gobierno asegure su supervivencia. Ahora habría que poner en duda si estas figuras son reales o inventadas, aunque a mi consideración sean o no reales, sí son exaltadas.

Los medios de información encaminan esfuerzos a resaltar lo negativo del asunto, le echan más leña al fuego, y son parciales, lo que crea opiniones polarizadas, insisten en la amenaza hacia el Status quo futbolero, político o social y logran el tan deseado Odio, mientras que en las redes sociales y en nuestras charlas cotidianas tenemos nuestros Dos Minutos de Odio, ya no hacia el gobierno, sino hacia otras figuras.

Lo más horrible de los Dos Minutos de Odio no era que la participación fuese obligatoria, sino que era imposible no participar”.

Las clases sociales y el odio

Esto es lo que sucede a grandes rasgos en 1984; sin embargo, debemos adentrarnos en la estratificación de clases para tratar de comprender de mejor manera el punto a exponer.

Dicho esto es menester explicar las clases sociales en la Oceanía orwelliana, una de las tres superpotencias del mundo, las cuales en su conjunto abarcan el 99% de los territorios del plantea, es decir, todos los países pertenecen a una de las superpotencias: Oceanía, Eurasia y Esteasia.

En es punto el análisis sociológico y político es sumamente interesante, el cual desde el planteamiento del texto se centra en la figura del Winston Smith, un clase mediero, por lo que en gran parte de la novela se describe la vida vista desde un miembro común del Partido Exterior.

Para profundizar en ello hay que destacar algunos rasgos similares que comparten estas clases sociales con nuestra sociedad actual. Como ya lo mencionamos los miembros del Partido Interior son la clase alta y gobernante, la cual de acuerdo al libro representan solamente el seis por ciento de la población, que son seis millones de personas, mientras que la Prole representa el 85%, por lo que la clase media, es decir, los miembros del Partido Interior representan el nuevo por ciento.

De esta manera Smith analiza que la única posibilidad de que el gobierno del Hermano Mayor sea derrocado provendría de la Prole, debido a su gran número y que en al algún momento podría rebelarse como una turba enardecida, debido a sus pésimas condiciones de vida; sin embargo, es reflexión es interrumpida por otro personaje, el cual le explica las razones por las cuales eso nunca sucederá.

En esta explicación podemos apreciar que la única preocupación del gobierno es la clase media, y no las otras, ello por varias razones: La clase alta del Partido Interior jamás se pondrá en contra del Hermano Mayor porque ellos son parte del gobierno, ellos mismos nunca se atacarían, además de que están plenamente convencidos de que dicho gobierno es el mejor y deben rendirse ante él y entregarse en cuerpo y alma, están bien adoctrinados.

Por su parte la Prole, si bien podrá verse como una amenaza no lo es porque dada su condición de pobreza no tienen cabeza para pensar más allá de sus vidas simples, como lo relata el libro, no tienen educación, ni hay nada que los pueda alentar a pensar en una leve organización que pueda intimidar al gobierno; así mismo los mantienen entretenidos, ya sea con música, la lotería o las decapitaciones públicas de los prisioneros de guerra.

Es así que la única amenaza potencial son los miembros del Partido Exterior, ya que estos al menos son ciudadanos que debido a las labores administrativas que tienen que realizar deben poseer estudios, lo que les da para pensar un poco más que al resto de las otras clases y aunque están bien adoctrinados al igual que la clase alta, la diferencia de clases, como las arduas jornadas de trabajo y una mala alimentación pueden ser un muy leve factores para una nimia rebelión.

Y es que así es el gobierno totalitario, no solamente el de Oceanía de 1984, este tipo regímenes crean sistemas a modo que se garantice su supervivencia; que no haya nadie que piense o actúe en contra del gobernó. Es por ello la preocupación del Gran Hermano en la clase media.

Por esta razón resulta tan importante resaltas los Dos Minutos de Odio, que en mi opinión van más que nada dirigidos a la clase media, la clase que tiene de alguna forma una oportunidad de generar un cambio verdadero, en nuestro caso pienso (sin conocer las estadísticas) que la clase media, media alta y alta son los que tienen más acceso a internet, quizá las clases menos privilegiadas tienen menos acceso a esta herramienta.

Si esto fuese cierto, sucedería el mismo caso que en 1984, la clase privilegiada no se rebelaría porque no tiene necesidad, no hay razón ellos controlan el mercado, gozan de privilegios y en muchos casos ellos son los que gobiernan al país, unas cuantas familias, repito es deseable para ellos mantener el Status quo.

Por su parte la clase menos privilegiada tendría otras necesidades, más básicas como para organizarse y lograr un movimiento cohesionado, esto en términos generales, me refiero a este estrato de la sociedad de manera amplia, no así, personas que se unen a ciertos grupos como sindicatos o que son partidarios de algún personaje político y que al unirse con estas figuras sí logran organizarse y protestar de manera importante.

Y aún que han logrado hacer movimientos organizados e importantes, en tiempos recientes en México han terminado en tragedias, como el caso Acteal y Atenco, en los cuales la administración priísta de Ernesto Zedillo como la de Peña Nieto terminaron en una masacre contra indígenas y campesinos; cosa que no ha sucedido con las protestas organizadas por la clase media… al menos no han terminado en grandes tragedias, pero sí con detenidos arbitrariamente y varios heridos, tal fue el caso del día 1 de diciembre de 2012 en donde nos manifestamos en contra de la toma de protestas de EPN.

En el caso de la clase media en teoría suponemos tiene más entendimiento en ciertos aspectos, y tiene más potencial de organización, según lo visto por ejemplo en las protestas convocadas por No + Sangre y las marchas por la paz durante el sexenio de Felipe Calderón. Esta clase también es la que podría y en muchos casos demanda de manera oportuna, clara y razonada en redes sociales, un aspecto que como hemos visto en los últimos años, cobra más fuerza, tanta que muchos han sido callados por el gobierno de manera virtual.

Yo mismo he sido testigo de ello, aquí en La Columna de México hemos realizado monitoreos y hemos detectado cuándo una noticia incomoda al gobierno y muchas cuentas de Twitter son borradas, o cuando un tema del que se habla mucho, sin spams, es retirado de las tendencias por la misma razón. Así mismo a título personal he recibió notificaciones en mi Facebook personal en las cuales me indican que no puedo publicar en una página que administro, en la cual lo único que hacemos es subir noticias, claro, como son incómodas te notifican que no puedes utilizar tu propia página.

Es por ello que considero que toda esta carga negativa exaltada hacia estas dos figuras, la del Chepo y la de la CNTE, derivan en nuestros Dos Minutos de Odio, meros distractores para que los usuarios de redes sociales descarguen su ira, su odio y toda esa opresión, ya no contra el gobierno, sino contra este mismo tema y los que los medios de comunicación deseen.

De esta manera concluimos que ya no solamente se puede utilizar el “pan y circo”, sino que somos testigos de otra estrategia: El Odio.

Por el Opinador

@LaColumnaMx

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s