Home

planta-pemex

El título, mas no la idea, la retoma de la revista que él mismo dirige. Se trata de un número homónimo, el 117 del año 2008, en el cual existe un artículo bajo el mismo título y que también versa sobre el nacionalismo, el petróleo y su inseparabilidad perenne; sin embargo ese artículo no menciona la parte “teológica” como tal, elemento que considero es un punto débil en el artículo krauziano.

Es débil porque es una percepción personal del autor, que no profundiza más y a partir de ello dirige la atención sobre las quejas “nacionalistas” bajo este punto de referencia de una creencia religiosa, claro en el sentido de lo absurdo, porque la fe como sabemos los mexicanos, solamente se puede depositar en Dios, la Virgen de Guadalupe y los santos.

Por tanto atribuirle religiosidad a otro ente que no sea divino, y en específico para los católicos resultaría una blasfemia. Me parece que en este sentido Krauze intenta hacer cierta conexión con estos elementos y trata de demostrar que eso está mal, sobre ello basa esa relación alma-petróleo-nacionalismo = descalificación. Durante octubre en la revista Proceso Enrique Krauze sostuvo una postura muy crítica respecto al nacionalismo.

Por mi parte no me ofendo, ni me sorprendo sobre la aplicación de la religiosidad en este caso y en general en la actualidad, pero sí difiero de esa Teología del petróleo.

En mi opinión este asunto del nacionalismo y del petróleo es más socio-cultural y para entenderlo mejor retomaré a Gabriel Zaid, quien publicó en Letras Libres un artículo llamado Integrismos Opuestos, el cual trata sobre el laicismo del Estado.

Acerca de este tema hay posturas que consideran que en países como México en donde la religión y sus representantes tienen tal influencia que no se puede hablar de un laicismo propiamente, es decir, no hay una clara separación Iglesia-Estado.

Me parece que en el caso de la Teología del petróleo la discusión es la misma, pero repito que difiero y precisamente por la teoría de los integrismos de Zaid y el nacionalismo:

El nacionalismo del Estado […] Consagra un Nosotros de origen mítico […] Vuelve sacramentales la bandera y el himno, los héroes, el santoral de fiestas patrias que recrean la historia sagrada […] Exalta las canciones y la lengua, la cocina típicas, la belleza de su tierra y sus mujeres, la emoción de ganar o perder partidos de fútbol”.

Es así que creo que Pemex es más un símbolo de la identidad nacional que de una cuestión religiosa, ligada al “alma de México” por varias razones. Primero las históricas que menciona Enrique Krauze.

– Por ley festejamos y tenemos día de asueto el 18 de marzo, con lo cual se rememora la Expropiación petrolera promulgada por Lázaro Cárdenas.

– El periodo del mal llamado “milagro mexicano” es una etapa de la historia crucial para entender al México contemporáneo y que por supuesto es meramente un asunto político y económico, al cual se le denomina así por una cuestión históricamente irónica.

La razón sigue siendo socio-cultural, y es que PEMEX tiene los colores de México, de la bandera mexicana, es más una extensión de la bandera que de un altar; en este sentido esos colores nos dan identidad como país, como otros objetos tan cotidianos como una playera verde, pero que en un campo de juego representan toda una nación… Pemex es eso mismo, una representación de la identidad nacional a nivel internacional.

Carece de una cualidad de intermisión, es decir, inseparable (nacionalismo – petróleo) quizá eso sea cierto, pero es más una razón histórica, contextual y circunstancial que algo meramente premeditado. Lo que hacen los discursos de AMLO y la izquierda es solamente reforzar esa idea ¿buena o mala? Depende de cómo se le mira…

¿Nacionalismo exacerbado?

Es por esta razón que considero el nacionalismo no se puede despegar del petróleo, así como no se puede despegar de una playera, por más que nos resignemos a ver el fútbol solamente como deporte y que de un juego no depende la existencia de una nación.

Pero aún así lo sentimos y no podemos separar una cosa de la otra ¿Por qué alarmarse tanto si no se puede despegar el nacionalismo del petróleo?

Retomando a Zaid, si Enrique Krauze desaprueba el nacionalismo (Proceso 1927), debería comenzar por el principal promotor de un nacionalismo exacerbado y banal a través del fútbol: Televisa, empresa de la cual él mismo está en el consejo de administración. Y ese mismo nacionalismo del que habla Zaid abarca la “sagrada historia” que recuerda AMLO en cada discurso, hasta la calificación de México al Mundial de Brasil 2014.

Y por eso no es perder el alma de la nación, sino parte de la identidad de lo que “nos pertenece”, pero que dicho sea de paso, yo no creo que el petróleo sea nuestro, pero sí son parte de nuestros impuestos, de nuestro dinero, de nuestras finanzas y nuestra economía y nuestro medio ambiente lo que está en juego.

Si dichos recursos no son bien utilizados (de forma honesta) en distintos sectores del gobierno y si algo sale mal en la Reforma Energética pagaremos más por gasolinas y más impuestos por este producto, de ahí la preocupación, me interesan más nuestros dineros que una “supuesta alma petrolera”.

Ahí radica importancia para mí sobre este asunto. Además del tema ecológico. “Por una verdadera Reforma energética”. En la cual recordamos el daño que causan los combustibles fósiles al medio ambiente.

Respecto al rechazo de las contratos de riesgos compartidos, un experto en el tema ya lo explicó que serían un fracaso y quisiera retomarlo:

“no es modernizar, pero sí es jugar bajo las reglas que las trasnacionales han impuesto a todos los gobiernos que tienen recursos petroleros”.

Yo no quiero hablar sobre privatización o no, aunque sí considero que sucederá lo primero, pero el punto clave es la mencionada inversión y apelando a la historia y al presente yo me pregunto cuál empresa grande paga impuestos reales, reales en el sentido que verdaderamente pague lo que debería.

Existe en México una lista de importante empresas que no pagan ni un centavo de impuestos, sino al contrario, el fisco les debe dinero, cuando éstas tienen utilidades hasta por más de mil millones de pesos. Y ni qué decir del Ifai en temas de transparencia, como si el instituto y la petrolera existieran en universos paralelos, no se hace mención de ellos juntos por ningún lado.

¿Y entonces una petrolera extranjera vendrá aquí y será obligada a pagar completo? Sinceramente no lo creo, ya que ni las concesionadas televisoras pagan completo y eso que son propiedad del Estado.

Pero Pemex es una paraestatal y esa sí paga bastante de impuestos… Entonces si tenemos estas variaciones tan dispares ¿cómo estamos seguros que la apertura nos beneficiara al fisco y a las finanzas del país

¿Qué reforma necesitamos?

La Reforma Energética no trata sobre una reforma interna de Pemex, no se va a legislar sobre la corrupción, es por eso que no debemos permitirla, no al menos hasta que sucedan estas reformas. Hasta que se garantice mejoras internas y no las externas primero.

En este punto quisiera retomar un par de frases: “Conócete a ti mismo” y “Se el cambio que quieres ver en el mundo”.

Son frases muy conocidas que versan sobre el principio de mejora, si uno quiere mejorar su entorno tiene que comenzar por uno mismo. Esto es aplicable para los humanos, y por extensión a las cosas hechas por el hombre.

En el caso puntual de Pemex lo primero que necesita es una introspección, saber lo que está mal: corrupción, tecnología, régimen fiscal, inversión… Lo que necesita es reforma interna (limpieza) y luego una externa para poder mejorar el entorno económico de México. Pero el argumento oficialista es la urgencia por la obtención de recursos para poder comenzar el cambio, cuando Pemex es una empresa redituable y autosustentable.

Este es otro punto en el que Krauze tampoco profundiza mucho, ni precisa la situación de Pemex, la cual a ojos de la OCDE (2010) “existe un conflicto de interés entre los representantes del Estado particularmente los Secretarios de Hacienda y Energía porque pertenecen al Consejo y al mismo tiempo, son sus reguladores”. Esto de acuerdo a la periodista Alejandra López del diario Reforma: Critican a Pemex gobierno ‘a modo’.

Acerca de las reservas de petróleo en aguas profundas hay dos posturas polarizadas, la oficial que asegura que la tecnología extranjera es necesaria para continuar la extracción del petróleo, mientras que la izquierda asegura que aún hay suficiente petróleo en México.

Las petroleras

La visión de Krauze acerca de este tema (Proceso 1927) suele ser un tanto sesgada ya que al analizar temas político-económicos no utiliza el método comparativo, el cual consiste en tratar los problemas locales como contaminación, delincuencia, narcotráfico, democracia, poniéndolos en una perspectiva externa.

Se compara lo que ya hubo y se trata de aplicar (lo bueno y lo exitoso) y desechar o mejorar lo malo que se hizo en otros países, en otros tiempos. Es aprender de los errores pasados.

Por lo tanto este método ampliamente avalado, utilizado y enseñado en las universidades alrededor del mundo debería ser aplicado en el caso de México y el petróleo. Y aunque según los spots oficialistas digan que ya han comparado con otros países, son voceros de una gran falacia, la misma que comparten los que están en pro de las inversiones extranjeras.

En este sentido es menester citar el caso de las petroleras en el extranjero, en naciones cercanas como Ecuador, en donde Chevron, una de las empresas que invertirían de aprobarse la reforma, contaminó áreas importantes de dicho país y por lo cual se hizo acreedora a una millonaria multa, al punto que el presidente Correa la quiere fuera de su país y Peña Nieto la quiere aquí ¿Lógica?

Así mismo hay que recordar lo que han dicho los inversionistas estadunidenses de Luisiana respecto al petróleo en México: “We would benefit tremendously from any kind of opening up or partnership”.

La fuente original de la nota es AP y el portal Advocate (US), es decir, no son documentos de pejezombies ni izquierditas, son noticias neutrales, hechos objetivos, sucedieron así y punto. Pero en perspectiva, me parece válido preguntar.

¿Y así nos vamos beneficiar los mexicanos? Si ellos mismos hablan de un beneficio propio, en ningún momento dicen que ambas empresas se beneficiarán. Después de eso ¿Cómo creer lo que dice el gobierno mexicano? ¿Por qué no invertir en tecnología? ¿Cómo creer que será distinto esta vez?

Por El Opinador

@LaColumnaMx

Como respuesta a un tuit sobre este tema para @LaColumnaMx, Enrique Krauze hizo notar que Letras Libres (LL) es un espacio abierto, por lo que pido al historiador le pueda dar un espacio a este artículo en su revista, apelando a la publicación que hizo en la mencionada red social.

Un pensamiento en “Repuesta a la Teología del petróleo de Krauze

  1. Pingback: Las consecuencias ambientales de la Reforma Energética de México | United Explanations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s