Home

El lado oscuro del corazón

La historia se desarrolla en Buenos Aires principalmente y de manera alterna en Montevideo, la situación expuesta es de índole amorosa y plantea lo difícil que es mantener una relación más allá de lo profesional entre un publicista con oficio de poeta llamado Oliverio (Darío Grandinetti) y una prostituta con aspiraciones poéticas Ana (Sandra Ballesteros). A los protagonistas se suma un personaje antagónico, tan antagónico que ni siquiera es humano, no está vivo, ni está muerto, sino es la muerte interpretada por la legendaria Nacha Guevara.

A primera instancia uno puede creer que veremos la clásica historia sobre ese amor tan complicado, el amor fácil, el amor carnal, el amor de cien dólares; pero no es así, el amor es presentado desde distintas perspectivas, a veces de forma irónica, otras de forma dramática, de repente burlesca, pasional, entrañable, intrínseca, poética, sórdida, mordaz e incluso deprimente.

El guión incluye mucha poesía, de Oliverio Girondo, Mario Benedetti y Juan Gelman, lo cual lo hace distinto de muchos otros, ya que la poesía está presente en la escena, en el trasfondo, en la actuación, pero además es recitada en tiempo y forma y no incluida en frases poéticas dentro del guión. Así lo apunta el propio Benedetti que tuvo parte como actor en la cinta y que después de apreciarla como espectador señala que “la poesía (en la película) no está forzada”.

De Oliverio sabemos que es divorciado, trabaja como publicista y es un bohemio enamorado de la poesía, un sujeto de aspecto desalineado, con el cabello largo, la barba subversiva al estilo del intelectual que se conforma con su cigarro, su taza de café y sus amados libros. El protagonista disfruta mucho de los vicios, vive para mantenerlos, mientras tanto tiene otro tipo de vicios más etéreos, buscar a “la que vuela”, es esto lo que le da sentido a todas las acciones que él lleva a cabo.

Por su parte Ana se enamora Oliverio, con ella consigue volar, mientras hacen el amor. Ella es ese elemento, esa persona que le da sentido a su vida, la mujer que gusta de la poesía, la que lo torea de vez en cuando y lo hace experimentar nuevos sentimientos. El sentimiento entre ambos se vuelve más profundo al hacerse paradójico, ya que el espíritu libre de Oliverio se ve mermado por la atadura de una mujer, pero que a la vez lo libera de las cadenas de la realidad y le permite volar por la ciudad, mientras penetra a la mujer amada.

Otro de los elementos que rompe con varios esquemas es la Muerte, una muerte humanizada, encarnada en una pálida mujer, que está enamorada de Oliverio, ella funge como su consejera, como su pañuelo de lágrimas y a veces como su trapo, al tiempo que ella lo acecha y lo acosa, trata de alejarlo de la vida que él quiere, pero a la Muerte no le importa, ella pretende alejarlo para poder llevárselo: “sólo puedo tenerte muerto, vivo vas a ser siempre de otra”.

En general la cinta está ambientada en atmósferas oscuras, muy ad hoc, con el título, muchas de las escenas son nocturnas, lógicamente porque las prostitutas trabajan de noche, además de qué otra forma podría ser, si la misma Ana, nos advierte: “nunca veas a una puta con luz de día, es como ver una película con la luz encendida”.

En este momento de la cinta llegamos al punto de quiebre, por un lado ese amor que la pareja no puede lograr debido al modus vivendi de Ana, y por el otro lado el amor de Oliverio, el cual ella también anhela. Ana se arriesga, lo invita a vivir su cuento de hadas y que tiene como resulta el abandono del amor, no poder dejar el lado oscuro del corazón por no poder mantener una pequeña falacia y eso es terrible y tan sublime al mismo tiempo ya que la psique de la mujer se ve y se vive a través de estos dilemas encarnados en la poesía.

Al estrenarse la película en Argentina tuvo mucho éxito, el cual no esperaban el director Eliseo Subiela, ni los actores, ya que no estaba concebida como cine comercial; sin embargo, tuvo el éxito equivalente a ese tipo de cine; como lo apunta el primer actor Darío Grandinetti: “…fue un encuentro mágico, del cual ninguno de nosotros tenemos conciencia.”, a esto añade Subiela: “…es inexplicable cómo una película tan lejos del modelo del cine comercial se pudo transformar en una película comercial…”.

Es así que esta es una invitación formal para retomar el entusiasmo por lo diferente en el cine, personalmente estoy algo fastidiado de los héroes de cómics, de las explosiones, de los espectaculares efectos especiales, de la comedia romántica y quizá un poco también del impresionante cine animado.

Con tal motivo, esta ocasión los invito a ver El Lado Oscuro del Corazón o cualquier otra película de cine alternativo para que nos contagiemos de un cine diferente, no mejor, ni más sublime, pero sí que nos deje nuevas enseñanzas y despierte en nosotros nuevas emociones y nos provoque otras lagrimas, tal vez más profundas.

Por El Fans

@LaColumnaMx

2 pensamientos en “Reseña: El Lado Oscuro del Corazón (1992)

  1. Pingback: Películas Románticas Para Disfrutar El 14 De Febrero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s