Home

 

Esta noche la Selección de Chile se proclamó campeona de la Copa América frente al conjunto de Argentina. Al ver la extraordinaria forma de jugar de estos equipos resulta inevitable comparar la calidad del fútbol de Conmebol con lo que vemos en México.

Las líneas subsecuentes de lo que menos tratan es de fútbol, así que si usted mi estimado lector es hincha, lamento decepcionarlo porque lo que se nos viene es un asunto meramente de negocios.

Y donde hay dinero, hay corrupción

Esta pequeña frase podría resumir mucho de nuestro México, en este caso particular el fútbol. Mientras que muchos analistas debaten sobre las razones por las cuales México perdió 7-0 contra Chile en Copa América, pienso que debemos ver ese partido como un punto de inflexión.

Por muchos años y por muchas voces se han escuchado las quejas del bajo nivel de fútbol que muestra la selección mayor, algunos acusan a los jugadores, otros hablan de los malos técnicos y otros tantos acusan a los directivos.

Lo cierto es que este punto de inflexión quizás solamente por esta y única ocasión tocó fibras muy muuuuuy sensibles y probablemente las más importantes: Patrocinadores.

Patrocinadores

Léase los mecenas, los que dan el varo, los que hacen y deshacen porque de ellos es el reino de los cielos; léase porque de ellos es el dinero y por ende el planeta mismo.

Pienso que tras la escandalosa derrota, ahora sí los patrocinadores están molestos con la Selección Mexicana y por ende quizá por esta única ocasión haya cambios.

No es una locura total pensar así, luego de tantos años en que el fútbol mexicano ha estado secuestrado por Televisa, sino por un simple hecho que define la publicidad y el marketing como lo conocemos: Sentimientos

Sentimientos

Es esa hermosa palabra que utilizamos para describir nuestras emociones, ya sean positivos o negativos; ya se amor u odio. Para el marketing y la publicidad los sentimientos son la base de todo.

En este sentido considero que ahora sí los patrocinadores están pensando en si está bien o no darle dinero a la Selección Mexicana; me explico: Las marcas dan dinero a los medios para aparecer en ciertas formas, ya sea en una evento, mediante un comercial, por una mención por poner su logotipo en la o cual cosa…

Las marcas eligen eventos grandes para aumentar su alcance de marca, para generar presencia. Hasta ahí todo bien, vemos a Pepsi contratar a la estrella pop del momento para que éste o ésta afirme que Pepsi es la mejor bebida del mundo.

¿Qué sucedería si un día sale al aire el tan esperado comercial y es un éxito a nivel mundial, tanto en medios como en redes sociales y en Internet, todos y cada unos de los medios pautados. Al día siguiente las ventas suben y se pronostica que al final de la semana se van a romper récords de ventas?

R= Campaña exitosa que cumple los objetivos de alcance y conversiones

¿Qué pasaría si al día siguiente de ese lanzamiento mientras las ventas suben al por mayor, de repente esa súper estrella que protagoniza el comercial se viera vuelta en la mayor escándalo de la industria?

R= El comercial sale de inmediato del aire, la marca se desliga de la persona en cuestión, y las ventas tanto la fluctuación del mercado se vuelven una incógnita.

Llevando este ejemplo a términos futbolísticos, este hecho lo vimos con el “Piojo” Herrera, ex DT de la selección, quien aparecía en todos los comerciales de la televisión nacional; de verdad anunciaba todo. Tuvo un altercado con el comentarista Christian Martinoli y fue cesado del cargo; los patrocinadores no fueron la única razón, pero lo cierto es que todos sus comerciales fueron sacados del aire y hasta la fecha no le hemos visto un anuncio más, pero ni de chiste.

Esto sucede por los sentimientos, es decir, cómo es que la audiencia o el consumidor percibe a la marca, con qué la asocia, con algo positivo o negativo. Es evidente que las marcas siempre buscan lo positivo porque eso les genera prestigio y por tanto más ventas.

En esta ocasión opino que la Selección Mexicana de Fútbol perdió de tal forma que los patrocinadores la pueden llegar a considerar como un símbolo que emana negatividad, sentimientos negativos.

¿Quién se querría anunciar con algo que cuando lo vea la audiencia automáticamente piense en: Perdedor?

R= Nunca, nadie, en ningún lugar en la vida.

En cualquier ámbito de la publicidad se evitan los sentimientos negativos, pero en el caso particular del fútbol tocaron esa fibra sensible: Cruzaron la línea entre vender sueños y la triste realidad.

Ahora ya las marcas ya no podrán decir, compra esta cosa y sé un ganador como Miguel Layún, o como Memo Ochoa, o como Paul Aguilar… Ya se hizo prácticamente imposible asociar esas ideas o si quiera mencionar esas palabras en la misma línea.

La situación del fútbol mexicano es mucho más compleja evidentemente, no solamente se trata de patrocinadores, va muchos más allá. Son muchas las variables a considerar, entre ellas como ya lo planteó el comentarista deportivo José Ramón Fernández: Televisa, de la cual dijo que le ha hecho muchos daño al fútbol.

¿Solamente al fútbol?

El Opinador

@LaColumnaMx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s